Los ciudadanos tendemos a creer, equivocadamente, que las competencias orientadas a la atención del paciente incorporan poca tecnología y menos innovación. Sin embargo, los profesionales que trabajamos en este sector y los pacientes que viajan, a diario, en ambulancia sabemos que esta idea de anquilosamiento y conservadurismo es errónea.

 

La mayoría de las empresas que se dedican al transporte sanitario han incorporado herramientas, software y dispositivos de última generación en su flota y equipo de coordinación:

 

• Estamos acostumbrados a observar que cada ambulancia anexione una tableta o, en su defecto, un teléfono móvil. Estos dispositivos ofrecen los recursos necesarios para prestar cualquier servicio (atención) con la precisión y fiabilidad que el paciente merece.

 

• Es difícil imaginar a un profesional de este sector sin un móvil durante su jornada de trabajo. Esta herramienta le mantiene en contacto permanente con el equipo que le envía las indicaciones necesarias durante la prestación del servicio.

 

Algunas empresas optarán por disponer de una tableta, otras de un móvil y varias, de los dos dispositivos simultáneamente. Ambos aparatos presentan la misma funcionalidad para la finalidad que nos ocupa. Sin embargo, podríamos preguntarnos: ¿es mejor utilizar una tableta o un móvil?

 

 

La decisión de disponer en nuestra empresa de uno u otro dispositivo va a depender de los factores que cada equipo directivo valore, según sus necesidades.

 

En el sector del transporte sanitario existen diversos elementos que confluyen para ayudarnos a tomar una decisión:

> Algunas operadoras de telefonía regalan el terminal al contratar una línea.

 

> El móvil permite mayor movilidad a la dotación, ya que puede comunicarse con el centro de coordinación en cualquier instante y lugar.

> Hacer el checklist del vehículo es más cómodo con un móvil.

 

> La pantalla de una tableta es considerablemente mayor que la del móvil, lo que posibilita trabajar más cómodamente, aunque en el mercado podemos encontrar teléfonos con pantallas cada vez mayores (el tamaño ideal sería 5,5 pulgadas o superior).

 

> Si nos decidimos por la tableta, esta pertenecerá a la ambulancia, independientemente de quien la conduzca. Esta situación puede ser favorable para algunas empresas porque facilita la identificación del vehículo en el momento del registro del usuario.

 

> Existe una inclinación, por parte de los fabricantes, de producir tabletas sin tarjeta SIM, lo que impide el acceso a internet. En cambio, al trabajar con el móvil se utiliza una única SIM. Este factor reduce el coste de mantenimiento con el operador de telefonía. Así, se observa cierta propensión, por parte de las empresas tecnológicas, a que desaparezca la tableta en favor del móvil.

 

Lo que deseo subrayar como elemento más destacable en este artículo es que las empresas de ambulancias, con las que me comunico asiduamente, se han
adaptado a los cambios que promueve la ciencia.

 

El equipo humano de cada compañía avanza a la velocidad que impulsa la tecnología. Las empresas incorporan la innovación en su actividad diaria y siempre con el objetivo, fundamental, de aportar valor a la vida de sus pacientes.

 

Carles Fontseré Boleda
General Manager de Original Soft
carles@original-soft.com